Azalea, Azalea japonica o Azalea indica

 

Azalea, Azalea japonica o Azalea indica

Azalea, Azalea japonica o Azalea indica

La Azalea, Azalea japonica o Azalea indica es un pequeño arbusto de la familia de los rododendros, que puede ser cultivado tanto en exterior como en interior. Es muy apreciada por su bella floración.

Cultivo en interior

En general, la Azalea, Azalea japonica o Azalea indica es una planta que requiere mucha agua, especialmente cuando se cultiva en maceta. En este caso, la forma más adecuada de riego sería sumergir la planta en agua, para que la tierra se humedezca bien, sobre todo en su interior. Podemos incluso dejar un platito con agua bajo el tiesto algunos días, pero cuidado, no todos, hay que dejar que la tierra descanse un poco. Otra forma más óptima de conservar la humedad es poner la maceta sobre un plato o cuenco con piedrecitas, y mantener el nivel de agua bajo las mismas.

Si la tenemos dentro de casa, es fundamental alejarla de radiadores y fuentes de calor, y situarla en lugares frescos y luminosos.

Cultivo en exterior

Cultivada en el jardín, las necesidades de agua también son altas, aunque bastante menos que en maceta. Podemos tapar la tierra de nuestras azaleas con corteza de pino, hojas secas o algún otro tipo de acolchado o mulching para que la tierra esté fresquita.

La Azalea, Azalea japonica o Azalea indica es una planta adecuada para su cultivo en el exterior en nuestra zona, pues a pesar de pasar los meses de invierno poco vistosas, toleran nuestras temperaturas invernales. Requiere un lugar sombreado, o como mucho que reciba el sol de primera hora de la mañana, especialmente en verano. Su cultivo en la Cornisa Cantábrica permitiría más horas de sol que en la Sierra de Madrid.

Importante también es que requiere una tierra ácida. Se abona durante la época de floración, con un fertilizante específico para acidófilas. En caso de que le falten nutrientes, puede ser que no florezca o que sus hojas sean muy pequeñas.

Por último, una nota curiosa para los amantes del golf: el hoyo 13 de Augusta lleva el nombre de “Azalea”, debido precisamente a la gran cantidad de azaleas que se encuentran allí, de gran belleza.

Foto: www.augusta.com

Hardenbergia violacea o Hardenbergia violeta

Hardenbergia violacea o Hardenbergia violeta

Hardenbergia violacea o Hardenbergia violeta

La Hardenbergia violácea o Hardenbergia violeta, llamada también Guisante de coral púrpura, es un arbusto trepador procedente de Australia. Forma una gran mata con muchas ramas de tallos largos, que deben sostenerse con la ayuda de una guía. Por ambos motivos, resulta muy adecuada para cubrir pérgolas y otras estructuras. Sus hojas son de color verde brillante, forma oval y alargada, y unos 7 a 12 cm de longitud.

Cuidados

Resulta especialmente adecuado su cultivo en la zona mediterránea, ya que en general no tolera heladas fuertes ni continuadas, y la temperatura mínima que soporta es de -5º C. Sí, es cierto que nuestras mínimas en la Sierra de Madrid suelen llegar a valores muy por debajo. Pero no tenemos por qué renunciar a tener nuestra propia Hardenbergia violácea o Handerbergia violeta, ya que se cultiva bien en macetas o jardineras. Por tanto, en zonas como la nuestra con heladas fuertes, se dará bien en terrazas acristaladas y protegidas de las heladas y de los vientos fuertes. La protección debe ser aún más cuidadosa en el caso de ejemplares jóvenes, más débiles y delicados.

En zonas de temperaturas suaves, como en la zona mediterránea o incluso la atlántica, con condiciones más cercanas a su hábitat natural de inviernos suaves, puede llegar a sobrepasar los tres metros de altura. En zonas más frías, en terrazas protegidas, su cultivo en maceta y las propias temperaturas limitarán mucho su crecimiento.

Hardenbergia violacea o Hardenbergia violeta

A la Hardenbergia violacea o Hardenbergia violeta le gusta el sol, y es ahí donde más y mejor florece. También puede tolerar algo de semisombra, pero entonces su floración se verá reducida.

En cuanto al suelo, aunque no es excesivamente exigente suele preferir los ligeramente ácidos, sueltos y bien drenados. Es una buena idea aportar un fertilizante de disolución lenta al principio de la primavera.

Floración y poda

Una de las características más interesantes de la Hardenbergia violacea es que su floración aparece entre el invierno y la primavera. Sus flores son pequeñas pero muy vistosas. Surgen en racimos de unas 20 0 30 flores de color violeta, aunque existen variedades de color rosa e incluso blanco (Hardenbergia Violácea “Alba”).

Al finalizar la floración es recomendable realizar una buena poda, que puede ser de hasta dos terceras partes de la planta, para conservar su forma y prepararla para la siguiente temporada.

La Hardenbergia violacea o Hardenbergia violeta

Fotos: instagram, www.australianseed.com

Fuentes: Royal Horticultural Society, Australian Native Plants Society

Decoración de tu casa en Navidad con flores y plantas

claus20150202_1830564

Foto: http://www.clausdalby.dk/

Decoración de tu casa en Navidad con flores y plantas

Desde hace ya varios años se ha impuesto la tendencia de decorar nuestros hogares más allá del árbol y el belén navideños. Por ello, en el post de hoy queremos daros algunas ideas para la decoración tu casa en Navidad con flores y plantas.

El primer detalle a tener en cuenta es que para darle un toque navideño a tu casa no es necesario decorarla entera, sino que bastará con unos cuantos detalles. Si queremos poner de todo y nos excedemos, corremos el riesgo de que el resultado sea excesivamente recargado y nos acabe cansando.

Coronas y centros navideños

Podemos encontrar muchos tipos de coronas y centros, y de diversos tamaños. O también hacerlos nosotros mismos, para colocar en la puerta o encima de alguna superficie. Desde la corona más sencilla, hecha sólo con pinsapo, hasta algunas más elaboradas. Las coronas de adviento llevarán cuatro velas que encenderemos cada domingo durante las cuatro semanas anteriores a la Navidad.

El centro no tiene por qué ser circular, como vemos en este diseñado por Claus Dalby, absolutamente precioso y original. La originalidad de este centro no está sólo en su forma, sino también en utilizar plantas crasas y suculentas en lugar de pinsapo, abeto o algún tipo de conífera.

claus20151009_1834084

Foto: http://www.clausdalby.dk/

Decoración de mesa

Con unos pocos detalles sencillos podremos vestir nuestra mesa de forma elegante y sofisticada, como esta que os enseñamos, preparada para el día de Acción de Gracias.

Fotos: Arantxa Moreno

Otra idea, más navideña, realizada con hedera variegada:

Foto: http://casaydiseno.com/

También podemos decorar nuestra mesa de Navidad con jarrones de flores, en composiciones que van mucho más allá de las clásicas, y que sin embargo mantienen los tonos rojos de las decoraciones navideñas tradicionales:

claus20151206_1744214

Foto: http://www.clausdalby.dk/

Composiciones de plantas con luces y velas

En ocasiones es suficiente añadir unas velas o unas luces a plantas que ya tengamos, para conseguir una composición navideña. Con esta idea podremos utilizar las plantas y centros que ya tengamos en casa.

20150929_2001354

Foto: http://www.clausdalby.dk/

Abies nordmanniana, Abeto de Normandía, Abeto del Cáucaso

barreled_nordman_481x600_3

Foto: Clifton Nurseries

Abies nordmanniana, Abeto de Normandía, Abeto del Cáucaso

El Abies nordmanniana, Abeto de Normandía, Abeto del Cáucaso es una de las especies de abeto más utilizadas como árbol de Navidad. Los abetos son una especie que pertenece a la familia de las Pináceas (Pinaceae), donde también se incluyen las piceas. Su origen es Asia menor y las montañas de Crimea y el Cáucaso, como su propio nombre indica.

En su hábitat natural, el Abeto de Normandía puede llegar a vivir hasta 300 años, alcanzando una altura de 60 metros. Su cultivo en maceta como árbol de Navidad limitará su crecimiento así como su longevidad.

Le gustan los climas frescos y con humedad ambiental. Es importante que su suelo también sea húmedo, pues sus raíces son muy sensibles a la falta de agua. No sobrevive cerca del mar ni tolera la cal en el suelo (en suelos calizos se le amarillearán las hojas).

El Abies nordmanniana, Abeto de Normandía, Abeto del Cáucaso crece rápidamente con el frío y le benefician las heladas y las bajas temperaturas. De igual forma, le perjudica el calor. En lugares donde sea común rebasar los 20 grados, es preferible plantarlo protegido del sol. También puede plantarse cerca de un estanque, donde la humedad del suelo y del ambiente contribuirán a su mejor desarrollo.

Otras especies utilizadas como abeto de Navidad son el Abies Balsamea y las Piceas, pero el Abies Nordmanniana conserva las agujas durante más tiempo.

 

Abies nordmanniana, Abeto de Normandía, Abeto del Cáucaso

Foto: Peces y plantas ornamentales

 

Liriope muscari, Liriope o Serpentina

 

Liriope muscari, Liriope o Serpentina

Foto: Ryan’s nurseries

Liriope muscari, Liriope o Serpentina

Liriope muscari, Liriope o Serpentina es una planta rizomatosa compacta, de hojas estrechas y alargadas, color verde oscuro o variegadas. Es una planta muy apreciada ornamentalmente por su follaje, siempre verde tanto en invierno como en verano.

El Liriope nos gusta, y así se lo hacemos ver a nuestros clientes. Es un excelente cubridor, fácil de cuidar, bello y alegre. Al necesitar poco riego, es muy recomendable su plantación en la base de los árboles o para sustituir zonas de césped donde el agua no llega. Además, se adapta a todo tipo de suelos, aunque en general prefiere los poco calcáreos. Puede llegar a tolerar temperaturas de hasta -20º, siendo adecuada por tanto para nuestra región.

Su ubicación ideal es en semisombra, pero tiene una alta tolerancia a la sombra, y también a la sequía. Esto es una característica muy peculiar del Liríope. Al aclimatarse a hábitats sombríos, podríamos pensar que no soporta la escasez de agua, pero no es así. Al contrario, es una planta con un cierto grado de rusticidad y por tanto, que puede sobrevivir un tiempo con poco agua. Y teniendo en cuenta que la evaporación del agua es menor en las zonas con algo de sombra, podremos espaciar los riegos, siempre que no dejemos que se seque, claro.

Su crecimiento es lento, pero es recomendable plantar separando unos 40 cm cada ejemplar.

A finales del verano, cuando la escasez de flor comienza a afectar a muchas otras plantas de nuestro jardín, el Liriope muscari, Liriope o Serpentina florece. Sus flores en espiga son grandes y llamativas, de unos 20-30 cm de alto y de color blanco o púrpura. Una vez que las espigas se hayan marchitado, es recomendable cortarlas para evitar la fructificación. También es recomendable eliminar las partes muertas de la planta y las hojas marchitas al finalizar el invierno.

También es apta para plantar en macetas, al crecer de forma compacta, asemejándose a las cintas o  Chlorophytum comosum ‘Variegatum’, con el “extra” de su floración tardía.

Liriope muscari, Liriope o Serpentina

Foto: knollgardens

 

Chamelaucium uncinatum, Flor de cera

Chamelaucium uncinatum, Flor de cera

Chamelaucium uncinatum, Flor de cera, foto de El blog de la tabla

Chamelaucium uncinatum, Flor de cera

El Chamelaucium uncinatum, Flor de cera es un arbusto que procede de Australia. Sus hojas son muy finas, y sus ramas abiertas le confieren un aspecto etéreo y silvestre.

Puede llegar a medir hasta 2 metros de altura y de 2 a 3 metros de diámetro. Florece normalmente entre marzo y abril, pudiendo prolongarse en ocasiones casi hasta principios de verano. Sus flores se agrupan en racimos de color rosa, blanco o púrpura. Son muy aptas para su uso decorativo como flor cortada, ya que se conservan durante bastante tiempo en agua.

Necesitan un suelo arenoso y bien drenado, sin excesos en el riego, y tolera muy bien la sequía. Exposición a pleno sol.

En algunos lugares se menciona que no tolera heladas intensas muy seguidas, pero nuestra experiencia propia y la de nuestras clientas nos ha demostrado que es una planta que puede adaptarse perfectamente a nuestra zona.

Chamelaucium uncinatum, Flor de cera

Chamelaucium uncinatum, Flor de cera, foto de www.homedesigndirectory.com.au/

Agapanthus, Agapanto, Tuberosa azul

Agapanthus, Agapanto, Tuberosa azul

Agapanthus, Agapanto, Tuberosa azul

Foto: Jardín con agapantos en Gran Bretaña, fuente Iqon Gardening

El Agapanthus, Agapanto, Tuberosa azul es una planta bulbosa de hojas con forma de cinta, de hasta 75 cm de largo. Del cuerpo de hojas brota un tallo, que puede tener hasta 1 metro de alto, de donde nace una umbela o cabeza de muchas flores azules o blancas. También existe alguna variedad enana, aunque la más conocida es el Agapanthus africanus.

Florecerá mejor a pleno sol, aunque también tolera algo de sombra o semi-sombra. Crece en casi cualquier suelo, pero lo ideal es que tenga mucha materia orgánica y esté bien drenado.

Nuestra experiencia nos dice que en nuestro clima, al ser algo frío y con heladas en invierno, se desarrolla mejor en una zona del jardín que esté algo protegida, como un muro orientado hacia el sur. Si está en un lugar demasiado abierto y expuesto a las heladas, o bien orientado hacia el norte, es posible que no supere el invierno, o que le cueste mucho recuperarse y no florezca llegada la primavera.

Agapanthus, Agapanto, Tuberosa azul

Requiere un riego regular para arraigar, pero en los siguientes años tolera bastante bien la sequía. No obstante, es mejor que no pase demasiada sed para un mejor crecimiento y floración, sobre todo cuando la planta es joven.

Le viene bien un poco de abono universal vegetal a principios de primavera, y en maceta mejor si son gránulos de liberación lenta o un fertilizante líquido una vez al mes.

Agapanthus, Agapanto, Tuberosa azul

También te puede interesar:

Cinco plantas azules que querrás tener en tu jardín

Clivia, Clivia miniata, Lirio cafre

Clivia, Clivia miniata, Lirio cafre

Clivia, Clivia miniata, Lirio cafre

La Clivia, Clivia miniata, Lirio cafre es una planta bulbosa que en nuestra región se cultiva como planta de interior, debido a que no tolera temperaturas frías (en Canarias y algunas localidades peninsulares de clima suave puede cultivarse como planta de exterior).

En primavera o verano, crece un tallo robusto, hasta unos 45 cm, del que brotará una “cabeza” con hermosas y llamativas flores, de colora naranja brillante con el centro amarillo.

Como hemos dicho, debemos mantener nuestra clivia en el interior, en un lugar con mucha luz aunque siempre evitando el sol directo, pues es una planta de sombra. Aparte de eso, no requiere cuidados muy especiales. Es bueno aplicar un abono líquido rico en potasio cada dos o tres semanas, desde principios de primavera y hasta el verano. Durante este tiempo, debemos mantener el compost bien húmedo (insistimos en que húmedo no significa encharcado, la clivia sufre con los excesos de riego), y en invierno regaremos con moderación. No tolera bien la calefacción, así que sitúala en un sitio fresco y aireado.

Hay que quitar los tallos florales gastados, y cambiarla de maceta sólo cuando sea indispensable, ya que las plantas más apretadas tienden a florecer más fácilmente. De hecho, es fácil que el primer año después de haberla trasplantado no florezca por este motivo. La mejor época de trasplante es el mes de mayo. También lucirá más bonita si limpiamos las hojas con un paño empapado en agua tibia, para quitar el polvo acumulado; es preferible no usar abrillantadores.

En Flores Losan en Collado Villalba puedes comprar habitualmente la Clivia, Clivia miniata, Lirio cafre. Es una planta muy bonita para tener en casa, pero también luce mucho para regalar.

Clivia, Clivia miniata, Lirio cafre

Foto: Clivias cultivadas en el exterior, Ciudad del Cabo (Sudáfrica)

Clivia, Clivia miniata, Lirio cafre, comprar clivias baratas en Collado villalba

Foto: www.thelovelyplants.com

Fuentes:

https://www.rhs.org.uk

“Flores de jardín A-Z”, Ed. Grijalbo

Cinco amarillas que querrás tener en tu jardín

Cinco amarillas que querrás tener en tu jardín, flores amarillas, jardinería

Jardín de Luxemburgo, París, fuente Paris côté jardín

Cinco amarillas que querrás tener en tu jardín

Veíamos hace un tiempo las cinco plantas con una preciosa floración azulada y que por sus características son aptas para nuestros jardines. Al igual que en el caso anterior, hoy vamos a hablarte de cinco amarillas que querrás tener en tu jardín. Hay muchas más, pero como siempre escogemos algunas que nos parecen adecuadas para nuestro clima y que no son muy difíciles de mantener. Empezamos.

  1. Una bulbosa: Ranunculus asiaticus o Ranúnculo persa

Cinco amarillas que querrás tener en tu jardín

Es uno de los bulbos de floración primaveral más coloridos. En general, en nuestro clima se suele tratar como anual, ya que el tubérculo no tolera temperaturas por debajo de los 0º, por lo que en el caso de querer que nos dure más tiempo, es preferible plantarlos en maceta y resguardar el tubérculo de las heladas en invierno.

Sus flores pueden ser amarillas, crema, blanco o de tonos rojos y rosas, y los tallos hasta 45 cm de altura. Se plantan al sol o sombra ligera, en suelo bien drenado, ideal en jardineras, parterres y arriates. Florecen durante todo el verano, aunque es importante cortar los tallos secos.

2. Un arbusto rastrero: el Hypericum, Hipérico o Hierba de San Juan

Hypericum, Hipérico o Hierba de San Juan

Es un pequeño arbusto rastrero, tapizante, muy rústico y que tolera hasta -20º o -30º. Puedes consultar la entrada completa pulsando aquí.

3. Una trepadora: Lonicera caprifolium o Madreselva

lonicera, madreselvaFoto: Green-portal.ru

La Lonicera caprifolium o Madreselva es una trepadora de hoja caduca muy común en nuestra zona, que se cultiva por su bella apariencia y por su agradable aroma. Es muy común verla cubriendo muros o vallas, resiste a las heladas y tolera el sol aunque prefiere algo de sombrita: en los jardines muy arbolados se sienten como en casa.

Sus raíces son vigorosas, por lo que muchos expertos no aconsejan plantarla en maceta, aunque algunas experiencias como la de El jardinero urbano han sido positivas. Es conveniente podarla a principios de primavera: limpiamos quitando todo aquello que se halla secado en invierno, limitamos su tamaño si nos interesa y despuntamos para que crezca más vigorosa.

4. Una aromática: Thymus Citriodorus Aureovariegata o Tomillo limón

Lamiaceae-Thymus-citriodorus-Thym-citron

Foto: www.bee-paysage.fr

El tomillo es una de las hierbas de jardín más populares, y la variedad cítrico limón o citriodorus es una de las más usadas en la cocina. Es una planta muy rústica, se cultiva a pleno sol o en semisombra y crece mejor en suelos sueltos, bien drenados y no demasiado fértiles, a ser posible neutros e incluso alcalinos. Tolera muy bien la sequía, casi hasta le gusta que el suelo esté seco, por lo que hay que regar moderadamente y en períodos de sequía. Resiste perfectamente las heladas.

5. Un árbol: Acacia Dealbata, Mimosa, Mimosa fina o Mimosa común

Cinco amarillas que querrás tener en tu jardín

Foto: www.fritzhaeg.com

A finales de invierno y comienzos de la primavera, nuestros jardines y parques lucen alegres con las pequeñas borlas dobles de color amarillo, que además desprenden un olor intenso. La Mimosa es un árbol muy conocido, que crece de forma rápida hasta alcanzar los cuatro metros, aunque en total puede llegar a una altura de diez metros.

Es un árbol perenne, pero que en nuestra zona se comporta como caduco debido a las bajas temperaturas. En primavera será bueno recortar los tallos quemados por las heladas hasta la parte intacta, y despuntar las ramas tras la floración, quitando un par de yemas, con el fin de robustecerlas. También podemos controlar su tamaño cortando las ramas caprichosas uno o dos tercios a finales de la primavera.

¿Dónde plantar la mimosa? Pues preferiblemente en un lugar cálido al sol, mejor si está resguardado y orientado al sur o suroeste, al abrigo de vientos del este o del norte que ennegrecen sus hojas.

Debemos regar las plantas jóvenes regularmente, sobre todo en períodos de sequía. Pero es muy importante que el suelo esté bien drenado y no encharcarlo: el mayor problema de la Acacia Dealbata suele ser el encharcamiento. También puede verse afectada por la clorosis férrica, pero se corrige fácilmente con quelato de hierro.

Otras plantas de floración amarilla que te pueden interesar:

Mahonia “Charity”

Nerium Oleander o Adelfa

Chrysantemums

Pensamiento o trinitaria

En nuestro vivero de Collado Villalba puedes comprar habitualmente las cinco amarillas que querrás tener en tu jardín y otras plantas disponibles. ¡Ven a vernos!

 

Chlorophytum comosum ‘Variegatum’, Cinta, Malamadre

Chlorophytum comosum 'Variegatum', Cinta, Malamadre

Chlorophytum comosum ‘Variegatum’, Cinta, Malamadre

El Chlorophytum comosum ‘Variegatum’, Cinta, Malamadre (spider plant o “planta de la araña” en inglés) es una de las plantas de interior más fáciles de cuidar, bonita y muy decorativa. Sus hojas lineales, que pueden tener hasta 30 cm de longitud, son de color verde claro con estrías longitudinales blancas.

Prefiere emplazamientos luminosos, pero al resguardo del sol directo. También tolera zonas más oscuras, aunque en ese caso es posible que pierda la banda más clarita y toda la hoja torne a verde.

Las cintas no requieren mucho riego, como norma general será suficiente con regar una vez por semana en invierno y un par de ellas en verano. Pero como siempre, cada hogar es un mundo, y dependerá mucho de las condiciones ambientales de calor y humedad que tengamos en casa. Lo mejor es crear nuestra propia pauta, observar la planta en los primeros días en que se viene a vivir con nosotros,  y ver si cuándo está seca la tierra. Y por supuesto, no dejar la planta encharcada después del riego.

Chlorophytum comosum 'Variegatum', Cinta, Malamadre

Foto: www.mnn.com

Puedes comprar esta planta en nuestro vivero de Collado Villalba el Chlorophytum comosum ‘Variegatum’, Cinta, Malamadre no suele faltar. Recuerda que también enviamos plantas a domicilio, consúltanos.

También te puede interesar: