Cinco amarillas que querrás tener en tu jardín

Cinco amarillas que querrás tener en tu jardín, flores amarillas, jardinería

Jardín de Luxemburgo, París, fuente Paris côté jardín

Cinco amarillas que querrás tener en tu jardín

Veíamos hace un tiempo las cinco plantas con una preciosa floración azulada y que por sus características son aptas para nuestros jardines. Al igual que en el caso anterior, hoy vamos a hablarte de cinco amarillas que querrás tener en tu jardín. Hay muchas más, pero como siempre escogemos algunas que nos parecen adecuadas para nuestro clima y que no son muy difíciles de mantener. Empezamos.

  1. Una bulbosa: Ranunculus asiaticus o Ranúnculo persa

Cinco amarillas que querrás tener en tu jardín

Es uno de los bulbos de floración primaveral más coloridos. En general, en nuestro clima se suele tratar como anual, ya que el tubérculo no tolera temperaturas por debajo de los 0º, por lo que en el caso de querer que nos dure más tiempo, es preferible plantarlos en maceta y resguardar el tubérculo de las heladas en invierno.

Sus flores pueden ser amarillas, crema, blanco o de tonos rojos y rosas, y los tallos hasta 45 cm de altura. Se plantan al sol o sombra ligera, en suelo bien drenado, ideal en jardineras, parterres y arriates. Florecen durante todo el verano, aunque es importante cortar los tallos secos.

2. Un arbusto rastrero: el Hypericum, Hipérico o Hierba de San Juan

Hypericum, Hipérico o Hierba de San Juan

Es un pequeño arbusto rastrero, tapizante, muy rústico y que tolera hasta -20º o -30º. Puedes consultar la entrada completa pulsando aquí.

3. Una trepadora: Lonicera caprifolium o Madreselva

lonicera, madreselvaFoto: Green-portal.ru

La Lonicera caprifolium o Madreselva es una trepadora de hoja caduca muy común en nuestra zona, que se cultiva por su bella apariencia y por su agradable aroma. Es muy común verla cubriendo muros o vallas, resiste a las heladas y tolera el sol aunque prefiere algo de sombrita: en los jardines muy arbolados se sienten como en casa.

Sus raíces son vigorosas, por lo que muchos expertos no aconsejan plantarla en maceta, aunque algunas experiencias como la de El jardinero urbano han sido positivas. Es conveniente podarla a principios de primavera: limpiamos quitando todo aquello que se halla secado en invierno, limitamos su tamaño si nos interesa y despuntamos para que crezca más vigorosa.

4. Una aromática: Thymus Citriodorus Aureovariegata o Tomillo limón

Lamiaceae-Thymus-citriodorus-Thym-citron

Foto: www.bee-paysage.fr

El tomillo es una de las hierbas de jardín más populares, y la variedad cítrico limón o citriodorus es una de las más usadas en la cocina. Es una planta muy rústica, se cultiva a pleno sol o en semisombra y crece mejor en suelos sueltos, bien drenados y no demasiado fértiles, a ser posible neutros e incluso alcalinos. Tolera muy bien la sequía, casi hasta le gusta que el suelo esté seco, por lo que hay que regar moderadamente y en períodos de sequía. Resiste perfectamente las heladas.

5. Un árbol: Acacia Dealbata, Mimosa, Mimosa fina o Mimosa común

Cinco amarillas que querrás tener en tu jardín

Foto: www.fritzhaeg.com

A finales de invierno y comienzos de la primavera, nuestros jardines y parques lucen alegres con las pequeñas borlas dobles de color amarillo, que además desprenden un olor intenso. La Mimosa es un árbol muy conocido, que crece de forma rápida hasta alcanzar los cuatro metros, aunque en total puede llegar a una altura de diez metros.

Es un árbol perenne, pero que en nuestra zona se comporta como caduco debido a las bajas temperaturas. En primavera será bueno recortar los tallos quemados por las heladas hasta la parte intacta, y despuntar las ramas tras la floración, quitando un par de yemas, con el fin de robustecerlas. También podemos controlar su tamaño cortando las ramas caprichosas uno o dos tercios a finales de la primavera.

¿Dónde plantar la mimosa? Pues preferiblemente en un lugar cálido al sol, mejor si está resguardado y orientado al sur o suroeste, al abrigo de vientos del este o del norte que ennegrecen sus hojas.

Debemos regar las plantas jóvenes regularmente, sobre todo en períodos de sequía. Pero es muy importante que el suelo esté bien drenado y no encharcarlo: el mayor problema de la Acacia Dealbata suele ser el encharcamiento. También puede verse afectada por la clorosis férrica, pero se corrige fácilmente con quelato de hierro.

Otras plantas de floración amarilla que te pueden interesar:

Mahonia “Charity”

Nerium Oleander o Adelfa

Chrysantemums

Pensamiento o trinitaria

En nuestro vivero de Collado Villalba puedes comprar habitualmente las cinco amarillas que querrás tener en tu jardín y otras plantas disponibles. ¡Ven a vernos!