Cinco errores comunes que debes evitar en tu jardín

Cinco errores comunes que debes evitar en tu jardín

Si vas a empezar un jardín, o si crees que el tuyo no prospera de forma adecuada, sigue leyendo. Te mostramos cinco errores comunes que debes evitar en tu jardín, notas básicas y fáciles de ejecutar que hay que tener en cuenta a la hora de elegir y plantar.

Es un error escoger plantas o arbustos no adaptados al clima de la zona. A veces nos dejamos llevar por el aspecto o la originalidad de la planta, e instalamos ejemplares que finalmente no prosperarán de forma adecuada y en algunos casos ni siquiera sobrevivirán. Esto conlleva un costo elevado de riego y de tiempo, así como de cuidados que en general no nos darán una buena respuesta. Elegir plantas autóctonas nos facilitará la tarea y el mantenimiento.

Disponer los árboles y arbustos sin tener en cuenta sus exigencias de luz, así como combinar plantas con distintos requerimientos. Errar en la posición no sólo retarda el crecimiento de las plantas, sino que además puede hacer que pierdan sus hojas o, como en el caso anterior, que no sobrevivan. Es necesario ubicar en posiciones similares árboles que tengan la misma conducta, velocidad de crecimiento y exigencias parecidas de luz y nutrición, y como veremos más adelante, a una distancia que no impida el desarrollo de uno a expensas del otro.

Cinco errores comunes que debes evitar en tu jardín

No preparar el terreno antes de plantar. Eliminar guijarros, ladrillos y otros materiales, así como residuos de vegetación anterior. Sacar raíces, rizomas, semillas y brotes y desmenuzar la capa más superficial, unos 30-40 cm, que permita posteriormente cavar agujeros para colocar las plantas con mayor facilidad.

Escoger y plantar sin tener en cuenta su desarrollo posterior. Vemos nuestro jardín vacío y queremos que luzca lo antes posible, así que lo llenamos de árboles y arbustos sin pensar en el tamaño que tendrán cuando crezcan. Esto es muy común sobre todo en los setos: para que estén tupidos plantamos los ejemplares muy cerca, de forma que cuando alcanzan su desarrollo adulto acaban muchas veces estropeándose y nos vemos obligados a “entresacar” algunos. También debemos evitar plantas voluminosas y de crecimiento rápido junto a la casa, o con raíces invasivas.

En jardines pequeños, el efecto estético de un árbol grande es desproporcionado, es mejor uno pequeño o aquellos que tienen forma piramidal.

Sin embargo, cuando el espacio es ilimitado, hay que elegir especies cuyas raíces crezcan en profundidad, de manera que se puedan plantar junto a ellas otras especies: así las plantas no se molestarán, y el espacio se aprovechará al máximo.

Cinco errores comunes que debes evitar en tu jardín

Salvia despues

Salvia farinácea recién plantada, y unas semanas después

No abonar. Una planta que crece en un terreno pobre está destinada a un desarrollo limitado y lento. Con el paso de los años, la falta de nutrición se evidencia con decoloraciones y caída precoz de las hojas. Es útil suministrar cada año algún tipo de abono, bien estiércol o humus o bien puñados de químico, a cierta distancia del tronco pero siempre en el área de proyección de la copa. Se desarrollará mejor y tendrá hojas y flores más grandes, más coloridas y numerosas.