Acer palmatum «Atropurpureum», Arce japonés o Arce enano

Acer palmatum "Atropurpureum", Arce japonés o Arce enano

Acer palmatum «Atroprupureum» en otoño en la sierra madrileña

Acer palmatum «Atropurpureum», Arce japonés o Arce enano

Los arces japoneses son arbustos medianos o arbolitos pequeños de hoja caduca. Son de crecimiento lento y resisten bien el frío, soportando hasta -20 o -30 ºC.

El Acer palmatum «Atropurpureum», Arce japonés o Arce enano es muy decorativo por la elegancia y la coloración de sus hojas, color rojo púrpura transparente en primavera, más tenue en verano y tornando a rojo violáceo en otoño. Sus flores son pequeñas, de color púrpura también, pero con escaso valor ornamental comparado con sus hojas.

Acer palmatum "Atropurpureum", Arce japonés o Arce enano

Su cultivo y  mantenimiento no es muy complicado siempre que tengamos en cuenta un par de consideraciones. En primer lugar, son exigentes en cuanto al terreno, que debe ser fresco y profundo, que no les falte humedad pero bien drenado y que no sea calcáreo. Insistimos como siempre en la idea de que un suelo húmedo no es un suelo encharcado; estos últimos por lo general suelen ser perjudiciales.

En segundo lugar, es una planta que necesita protegerse del sol, por lo que tendremos que plantarla en sombra o semi-sombra, al abrigo de otros árboles más grandes o en algún rincón umbrío. Evitar especialmente las horas centrales de sol, sobre todo en verano, ya que en caso contrario se quemarán las hojas.

Si se planta en maceta, es recomendable cambiarlo a una más grande cada tres años, y en verano habremos de regar prácticamente a diario, para poder mantener la humedad necesaria.

Los arces japoneses son sensibles a la poda por su lenta cicatrización, por lo que recomendamos limitarla en todo lo posible, sobre todo si somos principiantes. Se puede realizar una poda de limpieza a finales de invierno para eliminar las ramas secas, dañadas o mal ubicadas y los chupones.

Y pese a todo, es un árbol muy característico en su forma de bonsái.

Acer palmatum "Atropurpureum", Arce japonés o Arce enano

Por último, es sensible a las plagas de conchinilla y en ocasiones a los hongos, aunque muchas veces son plagas provocadas por un riego inadecuado.

Fuentes: El milplantas, The Royal Horticultural Society