Echeveria, Rosa de Alabastro, Echeveria elegans

Echeveria, Rosa de Alabastro, Echeveria elegans

Echeveria, Rosa de Alabastro, Echeveria elegans

La Echeveria, Rosa de alabastro, Echeveria elegans es una de las múltiples variedades de la Echeveria. Procedente de Méjico y Texas, pertenece a las llamadas crasas o suculentas. Recordemos que se llaman así por su capacidad de acumular agua en tallo y hojas. Gracias a esta cualidad necesitan muy poco riego.

Vamos a ver cómo cuidar estas singulares plantas. En primer lugar, no toleran las heladas. Según algunas fuentes (infojardín), pueden soportar hasta -4ºC, y en nuestra zona (Sierra de Madrid, Collado Villalba y pueblos de alrededor) las temperaturas mínimas invernales pueden ser inferiores. Pero no por ello tenemos que renunciar a su cultivo. Prosperan muy bien en tiestos y podemos trasladarlas en invierno a lugares más resguardados e incluso al interior de casa. Cuando llegue la primavera y las temperaturas mínimas sean superiores, las moveremos gradualmente al exterior. Y digo gradualmente porque en general no le gustan los cambios bruscos de emplazamiento, por lo que cualquier cambio debemos hacerlo poco a poco. Comenzaremos por unas horas y ampliaremos el tiempo en su nueva ubicación en días sucesivos.

Le gusta estar situada en zonas muy luminosas, pero hay que protegerla del sol directo de tarde en verano, que puede quemar sus hojas.

Echeveria, Rosa de Alabastro, Echeveria elegans

Con respecto al riego, la echeveria requiere muy poca cantidad de agua. Aun así, dependerá mucho de las temperaturas y condiciones en las que esté la planta. Normalmente en verano siempre necesitan algo más de riego por el calor, y en invierno un riego moderado o casi nulo. Pero si tenemos nuestra Echeveria elegans dentro de casa, con el calor de la calefacción la tierra se secará antes y necesitará algo más de agua. Es importante, por tanto, echar un vistazo a la tierra durante los primeros días, y dejar que se seque bien antes de volver a regar, pero tampoco excedernos en la falta de riego. El agua debe echarse siempre en la tierra y nunca en las hojas.

La Echeveria, Rosa de Alabastro, Echeveria elegans necesita un suelo bien drenado, y le favorece el trasplante más o menos cada dos años. Podemos utilizar tierra para cactus, o hacer nuestra propia mezcla, siempre que tengamos en cuenta que debe ser una tierra ligera, que seque bien y que no acumule excesos de agua.

Echeveria, Rosa de Alabastro, Echeveria elegansFoto: http://diliplakhani.com/echeveria-elegans/